El uso de los Medios de Comunicación para el Anuncio de Jesucristo es un modo de compartir kerigmáticamente lo que el Señor nos permite vivir como comunidad creyente, para que muchos, viendo cómo nos amamos y cómo amamos, conozcan, amen, celebren y proclamen a Jesucristo, Redentor de la Humanidad y Consumador de la Obra del Padre.

Nuestra Página en Internet, como la Revista parroquial y todo lo que hacemos para evangelizar, es un bien y una responsabilidad de todos. Que ningún grupo o miembro de la comunidad se sienta excluido si involuntariamente aún no tiene un lugar en estos espacios. Tan sólo debe acercarnos su propuesta o aporte. El Señor nos unja con el Espíritu Santo para que esta “lengua nueva del ciberespacio”, nos permita sumarnos al anuncio y al gozo del perenne Pentecostés de la Iglesia. Que como en aquella mañana en Jerusalén, “Todos escuchen las maravillas de Dios en su propia lengua”… (Hech. 2,11).